domingo, 4 de noviembre de 2007

Publicacion

Editorial San Pablo, me ha publicado el texto "100 PREGUNTAS SOBRE POLÍTICA". Es un texto que pretende dirigirse -en lenguaje popular y sencillo- a todos aquellos que quieran conocer una introducción básica de este tema tan importante para nuestra vida de ciudadanos, a partir de la visión que nos ofrece el pensamiento social católico-.
El texto ofrece la posibilidad de ser transferido a situaciones educativas (en la enseñanza formal y no formal) ya que cada 10 preguntas y respuestas se sugieren métodos y dinámicas de aplicación.
Les dejo aqui debajo el contenido de difusión de la Edictorial:

100 PREGUNTAS SOBRE POLÍTICA
Dinámicas de oración-formación-acción basadas en el compendio de la doctrina social de la Iglesia
Jorge Héctor Ortiz
Prólogo del P. Eduardo Gonzalez: ... "Desde el tiempo en que Aristóteles nos definió como “animales políticos”, nos comprendemos con capacidad de organizarnos: en tribus aborígenes o urbanas, con monarquías hereditarias, caudillos populares o gobernantes vestidos con democrática austeridad republicana. Sin embargo, a pesar de que, en este nuevo cambalache del siglo XXI, todo parece fragmentado, todavía nos lanzamos con la ilusión de rehacer vitrales, aprovechando los trozos que reflejan los colores del ventanal de una casona del antiguo barrio. A esa audaz reconstrucción que es también “política” se arrojan raudamente las “100 preguntas sobre política”, recurso de un astuto y experimentado pedagogo para inducir respuestas “políticas” con estrategias individuales y grupales de formación, acción y… ¡oración! P [...]

viernes, 8 de junio de 2007

INVITACION A PUBLICAR



Hola a todos los alumnos!


Ya saben que han sido invitados a publicar un breve trabajo de aquello que les ha impactado de nuestro recorrido por la Historia de la Filosofía, ya tengo en mi poder algunos trabajos... y realmente estan muy buenos, pero sigo esperando a los que quieran hacerlo unos días más, Anímense!!


DEFINICION NOMINAL DE FILOSOFIA


"La primera misión del filósofo es despojarse de todo engreimiento.Pues es imposible que un hombre aprenda lo que cree que ya sabe".
Epicteto.

Definición nominal de FILOSOFIA

Filos: Amor ( filos ) - Sofía: Sabiduría ( sofia )
Ya está, si sabés eso, ya sabés que significa filosofía.
Sabés porqué le pusieron ese nombre a las personas que hacían precisamente eso, eran amantes de la sabiduría. Ahora bien... me gustaría comenzar esta clase preguntándoles algo que a primera instancia, parece una obviedad
¿Saben Ustedes que es el amor? Seguramente coincidiríamos en decir que el amor consiste en querer que “el otro sea”, y para comprender esto, solo nos hace falta pensar en nuestros hijos, nuestros padres, nuestras esposas o esposos. Salvo complicadas excepciones, uno quiere que su hijo sea feliz, viva el amor, no sufra, etc., lo mismo podríamos decir de nuestros padres o de quienes compartimos la existencia cotidiana, es decir, en querer el bien del otro, se manifiesta el amor.¿Cuando sé que quiero a alguien verdaderamente?, cuando quiero que el otro sea (feliz, bueno, sano, etc.). Cuando me importa mas su felicidad que la mía, a tal punto de hacer todo aquello que la hace (lo hace) feliz.
Mira, si vos haces todo lo que hace feliz a tu pareja y ella (o él) hace todo lo que a vos te hace feliz, PAREJA PERFECTA!!, EJEMPLO DE AMOR!!!
-Pero profesor- dijo un alumno- hay distintas manifestaciones del amor...
Por supuesto que hay distintas manifestaciones del amor, no es la misma manifestación la que se expresa hacia los novios, esposos o hijos.
Es más, para la fe occidental, Dios ama porque quiere el bien de los hombres, es decir quiere su salvación.
El amor consiste esencialmente, en querer el bien del otro.
Entonces, ya que estamos medianamente de acuerdo, tengo que decirles que ese concepto de amor es el legado de la Redención Cristiana.
Es a partir del desarrollo de la Teología Cristiana que se considera el amor como entrega, donación de sí mismo (“ágape” para los griegos)Sintetizando podríamos decir que surge como reflexión teológica ante la idea que “Dios se hizo hombre para salvarnos” , “se entregó a sí mismo por los hombres” y otras expresiones de la fe, elaboradas por la Iglesia Católica a partir del siglo III, fundamentalmente por San Agustín Obispo de Hipona.
Pero nuestra reflexión se centra en la actividad de los primeros filósofos griegos, por ende, personas que aún no habían recibido noticia alguna sobre la redención cristina (Siglo VI A.C.) y por consiguiente, su concepto de amor era un tanto distinto...El amor para los griegos, era sinónimo de posesión, carencia, de tomar para sí lo que no se posee. Consistía en una especia de “salir de sí” para tomar, para poseer aquello que no se poseía.
¿Y que era aquello que no poseía?, pues: el Bien y la Belleza, las dos cualidades que por su origen, carecía el propio EROS, dios del amor. Basta con conocer el mito del nacimiento de EROS para saberlo. Pero ese mito mejor no te lo cuento, leelo tal como lo narró Platón en "El Banquete" una de sus obras cuyo personaje principal erasu maestro Sócrates.

Entonces es importante saber que para los griegos amor no*Consiste esencialmente, en querer el bien del otroSino en...
*Una “especie” de “salir de sí” para tomar, para poseer aquello que no se poseía.
Es carencia, ausencia, falta de algo que necesito para “completarme”
¿El amor EROTICO, no es sino eso, un “amor” que busca la propia satisfacción?
Y ahora quisiera comentarles algo muy, muy breve acerca del otro concepto: Saber o sabiduría.
¿Quien es sabio, para los griegos?
Este término tuvo varios significados que resumiremos en tres:
* En el siglo VI AC: sabio era aquel que poseía todo el saber de su época.
* A comienzos del siglo V AC: advirtieron que no era posible saber todo acerca de todo, y entonces, sabio era aquel que poseía todo el saber sobre un determinado arte, técnica, oficio o profesión.
* A mediados del siglo V aparece un concepto fundamental: sabio era aquel que conciente de su propia ignorancia, de la imposibilidad de saber todo acerca de todo (ni siquiera todo acerca de algo) se lanzaba permanentemente en búsqueda del saber.
Miren que curioso ¿no? Al principio, en los dos primeros conceptos, ser sabio era sinónimo de poseer “algo” de poseer el saber... mientras que en el último concepto, ser sabio implica no posesión, sino búsqueda...¿Recuerdan la frase del comienzo?... Y esta otra:
“Solo se que no se nada...”
Aunque esta frase -atribuida a Sócrates- está incompleta, junto a la que encabeza este apunte...
¿bajo qué concepto de sabio han sido dichas?... ¿se dan cuenta, verdad?...
Entonces para finalizar, ¿a quienes le pusieron por nombre filósofos los griegos?
A aquellas personas que concientes de su propia ignorancia, de su limitado conocimiento de las cosas, sentían el continuo impulso interior, casi divino, de salir a poseer con el uso de su razón, el saber que carecían, y permanentemente se encontraban en búsqueda de la verdad...
Espero que te sirva como un elemento más para formar tu propia definición…

sábado, 26 de mayo de 2007

¿Que es y para que sirve la Filosofía?

Lic. Jorge Ortiz. Introducción a la Filosofía
Recorte editado, basado en “Preguntas molestas: ¿Qué es la filosofía y para qué sirve?” de Carla Saenz, M.A., candidata al doctorado e instructora en filosofía en la Universidad de Texas, Austin.

_____________________________________________________________________
¿Que es y para que sirve la Filosofía?
Dice Carla: Me asombro con demasiada frecuencia de lo poco que mis amigos saben sobre el tipo de trabajo que hago como filósofa. En este artículo intento llenar ese vacío. Quiero sólo responder estas dos preguntas: ¿Qué es la filosofía? ¿Por qué es importante?

Una actividad incómoda
Los filósofos griegos decían que el origen de la filosofía es asombrarse, preguntarse.
El trabajo del filósofo ciertamente empieza con una pregunta. Pero no todas las preguntas son filosóficas. En general existen tres tipos de preguntas.
Las preguntas empíricas se responden observando la realidad.
Las preguntas que suponen sistemas para responder como la lógica y la matemática
Estas preguntas se responden usando un método.
A diferencia de éstas, las preguntas filosóficas –que constituyen el tercer tipo de preguntas— se caracterizan porque no utilizan un solo método para responderlas sino varios. Por ejemplo, la pregunta “¿Qué es la justicia?” no es empírica ni matemática. No es posible responderla meramente observando la realidad, ni tampoco escribiendo un código legal en particular, la pregunta, como es común con las preguntas filosóficas, indaga una noción cotidiana, que creemos entender con claridad, pero que al preguntarnos nos hace sentir sumamente incómodos porque muestra lo poco firme que es el terreno sobre el que reposan nuestras convicciones aparentemente más sólidas.

Las preguntas filosóficas son por ello particularmente molestas. La filosofía no es un cuerpo de doctrina –un conjunto de enseñanzas aceptadas como correctas – sino, primariamente, una actividad con miras a dilucidar conceptos o justificaciones.
Esta explicación es, sin embargo, todavía insuficiente: Además de formular preguntas molestas, ¿cómo específicamente llevamos a cabo esta actividad? ¿Cómo procedemos exactamente los filósofos? ¿Qué tipo de respuestas logramos?

Las tareas de los filósofos
Los filósofos tenemos una doble tarea. En primer lugar, tratamos de dilucidar conceptos esenciales como, por ejemplo, justicia, verdad, bien, realidad. Además de conceptos, aclaramos principios y criterios. Por ejemplo, ¿cuál es el criterio para determinar como justo aquello que consideramos justo? En otras palabras, ¿qué es lo que hace justas a las acciones justas? ¿En base a qué las consideramos justas?
En segundo lugar, los filósofos examinamos las razones a favor y en contra de diversas posturas y especificamos sus implicancias. Mostramos inconsistencias y revelamos conflictos de valores que suelen pasar desapercibidos.

Precisamos argumentos. Producimos contra-argumentos y ofrecemos ejemplos a fin de mostrar los aspectos problemáticos de los argumentos en cuestión.
Iluminamos las distintas posibilidades y, al poner en evidencia los problemas de ciertos argumentos, mostramos que ciertas líneas de razonamiento son mejores que otras.
Los filósofos no lidiamos con simples ‘opiniones’ sino con argumentos. El trabajo del filósofo es un ejercicio racional. Puesto que trabajamos con argumentos, la lógica nos es una herramienta indispensable. Analizamos conceptos y argumentos vinculados a temas sensibles sobre los que solemos tener opiniones profundamente arraigadas.
Por una serie de razones, los filósofos dedicamos mucho tiempo a estudiar historia de la filosofía. No es necesariamente una vocación de historiadores lo que nos anima. Lo que pasa es que con frecuencia, seguimos volviendo a los mismos problemas o resulta que viejas soluciones siguen inspirándonos e incluso pareciéndonos satisfactorias.
E incluso, sabemos que estudiar historia de la filosofía constituye un entrenamiento para la actividad filosófica. Aprendemos a hacer filosofía –a preguntar, argumentar, discutir y criticar- viendo cómo otros han realizado esta actividad.

La importancia de la filosofía
Hay quienes se preguntan ¿Qué valor puede tener nuestro trabajo dado que no se basa en análisis estadísticos ni en estudios de campo? Como he dicho anteriormente, no es un análisis de la realidad empírica lo que nos va a permitir determinar, por ejemplo, qué es lo justo, o qué significa la verdad, o en qué medida es posible el conocimiento verdadero. Por ejemplo, elaborar argumentos sobre lo que debemos o no debemos hacer, o sobre lo que es o no moralmente aceptable, es tarea de los filósofos.
Cuando me preguntan para qué sirve la filosofía, mi respuesta inmediata es para vivir mejor. Porque si damos por sentadas las ideas dominantes en nuestro entorno sin nunca cuestionarlas seremos como robots que operan de acuerdo a una programación previa sobre la que no tienen ningún control. Porque si no tratamos de entender las razones por las que creemos lo que creemos difícilmente podremos vivir una vida con sentido. Porque tomamos decisiones y, en general, actuamos guiándonos por conceptos –verdad, justicia, bien, y muchos otros-, y seríamos irracionales si jamás indagáramos si estos conceptos que nos guían son por lo menos razonables.

Hacer filosofía es por eso un ejercicio de libertad que cada persona debería llevar a cabo.

PREGUNTAS
¿Que es común en las preguntas filosóficas?
¿Cuál es la doble tarea de los filósofos?
¿Por qué estudian historia de la filosofía?
Exponé cuatro razones porque es importante la filosofía.